sábado, 7 de junio de 2008

Hamilton padre destroza un Porsche



Al señor Anthony Hamilton le prestaron un Porsche Carrera GT, un deportivo de más de 500 CV. Sus habilidades como conductor no se lo permitían, y a los hechos me remito.

Tras salir del hogar familiar, Anthony le pegó un par de acelerones para impresionar a los transeuntes. Pasó lo que tenía que pasar, mucha máquina para poco maquinista, perdió el control y se estrello contra la valla protectora de un parque infantil, aunque no había niños.

1 comentario:

scooter dijo...

Hola!

Buen coche para destrozarlo en un accidente!

Lo mejor es que no le habrá importado lo más mínimo, y yo todavía lloro cuando veo una rascada en mi moto! :D